Los Moreno

San Miguel de Allende

7 junio, 2016

13320550_10153973757327107_7329540805554856386_oCuando era pequeña las vacaciones familiares eran cosa de todos los años, conocí lugares hermosos y divertidos, visitaba a la familia que vivía lejos, disfrutaba de estar en otros lugares… Cuando mi familia nuclear se disolvió las épocas fueron diferentes, nada de vacaciones, ni viajes, ni diversión… Y creo que eso me volvió un tanto austera en mi forma de ver cosas innecesarias como las vacaciones; cuando venía a mi mente esa idea inmediatamente pensaba: “No es necesario.

Sin embargo, los tiempos cambian y la vida toma el curso que debe tomar. Después de mucho tiempo de no querer ver otros lugares por temor a gastar recursos que después fueran necesarios para algo más importante estoy empezando a ver las cosas desde otra perspectiva: Quiero conocer lugares de la mano de Moreno. Y fue así como hace un par de semanas llegamos a San Miguel de Allende.

Cosas que descubrí en San Miguel de Allende:

  1. Me gustan las largas caminatas sin rumbo alguno. Aunque sólo fue un fin de semana lo que pasamos por allá, lo dedicamos en gran medida a caminar. Esas caminatas me recordaron a nuestras primeras citas en las que caminábamos hasta el centro de Coyoacán y de regreso. Me gusta caminar con Moreno.13316803_10153971313982107_2652905054450043347_o
  2. Los museos deberían tener actores vestidos de época. La Casa de Allende debería estar llena de actores que narraran las historias que están escritas en las paredes… ¿Se imaginan poder preguntarle algo a una mujer trabajando en la cocina o al encargado del establo? Creo que debo hacer llegar mis comentarios a los encargados del museo.
  3. Quiero una vajilla de esas hechas a mano para muchas personas, para cocinar para toda la familia y hacer grandes reuniones. Siempre me ha gustado la idea de ser la anfitriona de cenas llenas de risas y buena comida; y quiero que la cena se coma en una de esas vajillas. Probablemente color azul, no lo sé bien aún.
  4. Tengo que convencer a Moreno de bailar, aunque sea una sola vez, como los bailarines de danzón de la plaza principal. Nota mental, debemos aprender a bailar decentemente antes.
  5. Una casa con patio central, con mucho jardín… ¡La gloria!

13323445_10153971697547107_1930685145226466214_o

 

 

Te podría interesar...

Sin Comentarios

Deja un comentario