Body Positive

My Big, Fat, Fabulous Life

13 julio, 2016

Mis seguidoras son mis principales aliadas en la búsqueda de material nuevo, fresco y relevante para la página y debo decirles que ya perdí la cuenta del número de veces que me habían recomendado la serie My Big, Fat, Fabulous Life. Así es que me dispuse a ver videos desde la primera temporada hasta la actual tercera temporada. Escribo este post siendo totalmente honesta con lo que siento y pienso respecto a esta serie y espero de todo corazón no ofender a nadie.

Los reality shows no me parecen un buen lugar para vivir este tipo de procesos tan personales y tan íntimos; porque sí, perder peso es un proceso que puede motivar a quienes te ven y tu mensaje de #BodyPositive puede llegar a más personas, pero también es cierto que es un proceso que puede tomar años, muchos años. En el que hay altibajos, no es un proceso lineal y no es un proceso en el que estar en el ojo del huracán sea necesariamente positivo.

Según vi durante la primera temporada, Whitney estaba dispuesta a trabajar duro por su salud, por su condición física y por recuperar el control sobre su cuerpo y sobre su vida. Sí, siendo una mujer gorda sé perfectamente lo frustrante que es saber que tus kilos son los que mandan, porque sí, estar gorda es limitante en lo que respecta a tus habilidades físicas. Dicho lo anterior, considero que poco a poco ese mensaje se ha ido desdibujando dejando una serie que caricaturiza y victimiza a su personaje principal. No sé si por decisión propia o por la dirección. Porque eso también es importante, los Reality Shows no narran la realidad, narran una realidad distorsionada, exagerada y que empieza en un guión escrito por quién sabe quién.

Esa chava con un ritmo maravilloso y con la mejor actitud respecto a su cuerpo, enamorada de su baile y de su condición física se ha transformado en una mujer que, aunque sigue ondeando la bandera del #BodyPositive, ha caído en el lugar común: las vicisitudes que pasa esta mujer gorda por estar gorda y no hacer nada por ella misma.

Algunos de los mensajes que yo como espectador leo de los acontecimientos son: Whitney está tan gorda que se desmaya bailando, Whitney dejó de entrenar y recuperó todo el peso que había perdido, Whitney está comiendo comida chatarra todo el día, Whitney acabó en el hospital, Whitney tiene lastimada la espalda y está en un carrito motorizado, Whitney y la diabetes… Photo+by+Misty+Felde

Ustedes que siguen este espacio saben perfectamente quién soy y qué promuevo. Y en definitiva creo que el mensaje nuclear de Whitney se ha perdido entre la maraña del reality y los intereses externos a ella. Ella no se ve feliz, decidida y fuerte como al inicio de la serie. Somos seres humanos, somos frágiles y estamos en constante cambio. Whitney está viviendo un momento diferente al que vivía al inicio de la serie, ni mejor ni peor, diferente. Es la dirección y cómo se está presentando al público lo que me molesta. Me molesta que estén haciendo caricatura de una mujer que quiere luchar y retomar su camino y que no sabe cómo hacerlo o por dónde comenzar.

Imágenes

http://www.nobodyshame.com/who-is-whitney/

 

Te podría interesar...

Sin Comentarios

Deja un comentario